Northgate_Neumaticos_verano

Cómo afecta el calor a los neumáticos

El intenso calor del verano aumenta el riesgo de pinchazos y reventones. Mecánicos expertos de Northgate explican cómo prevenirlo y evitarlo en cinco claves

 

Con casi todo el país con altas temperaturas, los neumáticos de nuestros vehículos sufren, ya que el calor del pavimento puede llegar a superar hasta en diez grados la temperatura exterior. Las ruedas tienen que soportar estas condiciones extremas, sobre todo si circulamos por vías rápidas o carreteras irregulares. En caso de que los neumáticos estén a una presión demasiado baja, la banda de rodadura se calentará antes, algo que acortará la vida de los mismos hasta en un 15%, además provoca un aumento del gasto de combustible que ronda un 7%.

Pero este no es el único problema. En esta época del año corremos el riesgo de tener reventones o pinchazos debido a las altas temperaturas a las que están expuestos nuestros neumáticos, llegando incluso a tener alta degradación.

Para superar con seguridad el calor veraniego, los expertos de Northgate recomiendan:

  1. Comprobar la presión cada dos semanas por la indicada por el fabricante del vehículo. De esta forma se consigue un mejor comportamiento y mayor eficacia en la frenada y en el consumo de combustible.
  2. Comprobar el estado, dibujo y profundidad. ​Se aconseja sustituir los neumáticos de verano cuando alcancen los 2 mm de dibujo.
  3. La presión de inflado debe comprobarse ​cuando los neumáticos están fríos. ​De lo contrario no será posible obtener la presión real.
  4. No debe olvidarse de comprobar de vez en cuando la​ presión de la rueda de repuesto, ​ya que puede llevarse una sorpresa cuando la necesite. Por lo general, debe darse a la rueda de repuesto 0,5 bar más de presión.
  5. Es muy importante que en caso de tener que sustituir los neumáticos se haga ​siempre por otro igual al de su eje, ​idéntico en escultura, dimensiones, índices de velocidad y de carga.