averias_vehiculo

Averías del vehículo que pueden arruinarte las vacaciones

El abecé de las averías del vehículo en las vacaciones de verano.

 

Por fin ha llegado el buen tiempo, y con él, las ansiadas vacaciones de verano y las altas temperaturas. A consecuencia de ese calor, en nuestras carreteras, durante los desplazamientos estivales, nos podemos encontrar con coches averiados por daños producidos en el motor u otras partes mecánicas del vehículo.

Este año se esperan cifras récord de desplazamientos, que superen las de los últimos años. Según los datos publicados por la Dirección General de Tráfico (DGT), se estiman en más de 93 millones lo desplazamientos por carretera durante los meses de julio y agosto, y por ello, desde Northgate Renting Flexible, recomendamos llevar al día el calendario de revisiones marcado por cada fabricante, así como realizar una puesta a punto del vehículo antes de emprender el viaje para evitar averías.

Aún con las revisiones y puesta a punto, siempre puede surgir un imprevisto en la carretera, por ello, la precaución, el sentido común y el descanso cada dos horas, son pautas que debe seguir el conductor al volante. Para que esos imprevistos no arruinen las vacaciones, desde Northgate Renting Flexible, se señalan las averías más frecuentes y cómo solucionarlas.

Climatizador

El aire acondicionado se encuentra entre las principales averías que aparecen con las altas temperaturas del verano. Tras un año sin uso, se suele poner en marcha de una manera brusca y excesiva de su uso. En ocasiones, el mal uso del climatizador puede provocar un desgaste u obstrucción de los conductos, rotura del compresor o de los filtros por no haberlos revisado bien. Aunque muchas de las veces, con una simple recarga del aire acondicionado es suficiente.

Neumáticos: desgaste y pinchazos

Antes de emprender el viaje, es importante comprobar el dibujo, la presión y profundidad – un mínimo de 1,6 mm- de los neumáticos para evitar en la manera de lo posible cualquier pinchazo. Hay que asegurarse de que muestran las condiciones perfectas y que no observamos deformidades ni anomalías, ya que, estas malas características unidas a la elevada temperatura del asfalto, pueden provocar rajas, grietas y pinchazos.

Batería

Con las altas temperaturas, realizamos un uso abusivo del consumo eléctrico del coche, debido al aire acondicionado principalmente o a despiste humano, como dejar las luces encendidas. Por lo que si no hemos revisado su estado antes de salir de viaje, podemos encontrarnos en situaciones complicadas en vacaciones como que el vehículo no arranque. Por ello, además de las revisiones o sustitución según indique el fabricante, se recomienda llevar unas pinzas para arrancar el coche con el motor de otro o llamar al seguro para que sea  un profesional quien realice la operación.

Frenos

Hay que conducir con precaución y respetando la distancia de seguridad, teniendo en cuenta que el vehículo reacciona diferente si va vacío o cargado. En las vacaciones llenamos los vehículos de maletas, bolsas y bultos, además de nosotros mismos, por lo que cuesta más frenar y tenemos menor capacidad de reacción. A esta situación, y si hacemos mal uso de los frenos, junto a las altas temperaturas, ayudaremos a que los frenos se calienten y pierdan su eficiencia y llegue incluso a costarnos detener el vehículo. Por ello, si percibimos en carretera un fuerte olor a fibra o quemado, debemos detener el vehículo de manera suave en un lugar seguro y esperar a que se enfríen.

El motor

Debemos prestar atención al termostato y al electroventilador, ya que, el calor del verano, unido a la circulación a grandes velocidades y a la conducción revolucionando demasiado el motor, puede producir un calentón en el motor. Si esto sucede, tenemos que bajar la temperatura del motor, disminuyendo la velocidad y estacionando si fuera necesario, siempre sin parar el motor.

Repostar

Aunque parezca un detalle menor, nos puede jugar una mala pasada. Al cambiar el lugar habitual donde repostamos el vehículo, podemos introducir en nuestro vehículo un combustible erróneo. Por esa razón, hay que prestar atención al surtidor y preguntar si no se está seguro. Si esto sucede, lo mejor es no arrancar el motor (para no tener que limpiar también los inyectores) y vaciar el depósito en un taller mecánico.

Desde Northgate, destacamos que ‘todos nuestros clientes cuentan con la tranquilidad de conducir un vehículo de última generación y con todas las revisiones periódicas realizadas,’, además, ‘con el renting de Northgate, las empresas y profesionales saben que tienen un vehículo de sustitución de las mismas características de manera inmediata, gracias a nuestra política de flota parada en todas nuestras delegaciones’.